fbpx

Celebrar una pedida de mano es un evento realmente inolvidable. Supone ligar la vida de una pareja y la de sus familias. Y por ello, se trata de un momento único cuya raigambre proviene de siglos y siglos de tradiciones. Y en el caso del Islam también.

Si en tu caso profesas esta religión, nosotros te damos algunos consejos sobre cómo hacer una pedida de mano musulmana. ¿Nos sigues?

 

Las características de una pedida musulmana

El mundo musulmán está lleno de tradiciones y de gestos de respeto. Y éste, el de la petición de mano es uno de ellos. Quizás, el más importante antes del matrimonio. Y es que en el Islam no existe el noviazgo. Y si bien, las parejas se tratan antes de casarse, es por medio de la pedida de mano cuando se formaliza la relación.

Así, durante el periodo en el que las parejas se tratan existe una especie de cortejo. El novio acude a la casa de ella a visitarla con la presencia de la familia. Y es en este proceso cuando se van conociendo los unos a los otros.

Pasados unos años, el novio es el encargado de hablar con el padre de ella. Algo que marca el protocolo tradicional para una pedida musulmana. Durante esa entrevista, el pretendiente expone las intenciones de tener una vida conjunta con la chica.

boda-musulmana

Y se llegan a una serie de acuerdos que marcarán la vida en común de ambos y la boda por el rito musulmán. Pero, sobre todo, se negociará la dote. Que, en el caso del mundo musulmán, correrá a cargo del novio y de la familia de éste. Pues la novia está considerada un tesoro que pasará a formar parte de la familia de él.

Para negociar la dote, normalmente, el padre habla primero con su hija, para ver si está de acuerdo con el matrimonio. Y si es así, para saber qué tipo de dote quiere. É