En tu familia, lo más importante es el amor y Dios y por fin has encontrado a la chica perfecta para compartir la vida. Ahora ha llegado el momento de pedirle matrimonio, pero no sabes muy bien cómo hacerlo. Seguramente lleváis varios años de noviazgo y ella lo estará deseando.
Así que en DIQSI queremos ayudarte a que vuestros sueños se cumplan. Y por ello, te contamos cómo hacer una pedida de mano cristiana.

Vuestra historia de amor, el eje de la pedida de mano

Para pedir la mano de una forma bonita lo único que necesitas es pensar en vuestra historia de amor. Planifica un viaje, una cena o alguna actividad que tenga que ver con vosotros. Puedes pensar en algunas frases para pedidas de matrimonio que estén vinculadas con vuestra canción de amor o vuestra película favorita.

Y sobre todo, haz tu petición de matrimonio pensando en todo el amor que os tenéis y en que Dios siempre va a proteger vuestro vínculo matrimonial. Así, ella verá cuanto la amas.

Ten presente a vuestra familia

El protocolo para una pedida de mano cristiana y vuestro amor se basa en el apoyo de la familia. Por ello, es importante que tengas en cuenta a sus padres y a los tuyos. Ellos, junto con Dios, serán los encargados de daros su bendición. Así que, tenlos muy presentes a la hora de pedir la mano de tu novia.

Puedes organizar una comida familiar y preguntarle si quiere casarse contigo delante de sus padres. Será una grata sorpresa para ella, tanto por la pregunta como por tu consideración hacia su familia. Y si prefieres hacerlo en solitario, habla primero con su padre para mostrar tus intenciones. Después, siempre podréis hacer una fiesta de pedida de mano para el resto de vuestros familiares.

Elige el anillo perfecto

Se trata de una pedida de mano, por lo que debes regalarle el anillo perfecto. Esto no significa que deba de ser enorme y carisimo. Sino que debe de reflejar su personalidad. Es un presente con el que le demuestras que estás dispuesto a enlazar vuestros futuros. Y un modelo clásico seguro que se ajusta a vuestra pedida de mano. Arrodíllate y haz tu declaración de amor. Ella verá en tus ojos y en tu corazón cuanto la amas.

Sé fiel a vuestras creencias

En este momento como en todos, Dios estará con vosotros. Y no hay nada mejor que dedicarle vuestra felicidad y amor al Creador. Por ello, tenlo cerca de tu corazón. Ella, verá que eres el hombre indicado para pasar contigo el resto de su vida. Planifica vuestro futuro tras la boda, y muéstrale tus intenciones.

Tendréis un hogar que alimentar con vuestro amor y esto debe de quedarle claro en tu declaración. No se trata de ser cursi, sino auténtico y sincero. Es el momento de seguir demostrando que estarás con ella y con Dios el resto de vuestras vidas en conjunto. Y que no habrá dificultad que no podáis superar nunca.